Archivo de la etiqueta: Rock al Parque

Festivaleando Metal

En torno a Rock al Parque, el festival de rock al aire libre más grande de suramérica, se siente año tras año un sentimiento decepcionante, pero la decepción de la que hablo no se refiere a su organización en sí, la cual ha sido tildada desde diferentes sectores de ser una rosca, pues no soy cercano al comité organizador, no los conozco y por ello no puedo emitir juicios al respecto. La decepción que aquí se menciona es más bien la suscitada por al pobreza contextual de la escena metalera que asiste a este magno evento (debo aclarar que hablo únicamente de la escena metalera puesto que es la que conozco de primera mano).

Festivaleando Metal
© Mysantropia, 2013

Es completamente desfasado, salido de toda intención, ir a un festival como Rock al Parque esperando que a él sean invitadas bandas de talla mundial de inicio a fin del evento. Aquí es necesario aclarar algo, para aquellos que aun están confundidos: Rock al Parque es un festival de exposición de las corrientes contemporáneas del rock capitalino, en primera medida, y nacional, en una segunda instancia; esta fiesta de sonidos pesados es una vitrina en la que se puede estar al tanto del estado del arte del rock colombiano, reconocer la evolución de los acordes, melodías y líricas de las bandas que mantienen viva la música rebelde en este alienado país. RaP no es, léase bien, no es un festival para darle pasarela a los mayores exponentes del rock mundial, RaP no es el Wacken colombiano.

Tomar la perspectiva de ver las bandas nacionales que participan en RaP como un relleno y concentrarse en asistir al espectáculo de cierre, en el cual quienes llevan la batuta son las bandas extranjeras invitadas, es lo que hace que el festival abra con poco público, que el desinterés por las bandas aun desconocidas se refuerce, que el metal tenga cada vez meno s espacios al figurar menos, al ser subestimado, que los mismos de siempre estén siempre, pues son lo únicos que la gente quiere que estén porque son los que conocen. Esa posición no es más que un pajazo mental.

¿Qué habría sido de The Who, Jimmy Hendrix, Ten Years After, Santana, dos de ellos perfectos desconocidos, si no hubiera estado allí, hace 44 años, Woodstock para mostrarlos al mundo? Por eso, cada vez que usted vaya a Rock al Parque, vaya mentalizado para encontrarse con las agrupaciones y personas que tiran de las riendas del Metal nacional, exíjalo a los organizadores del evento. No les pida que traigan a Rhapsody of Fire, Megadeth o Dimmu Borgir, no sea iluso, no sea vendido.

Anuncios