Archivo de la etiqueta: Poesía

Impotencia del ser

No puedo expresarme,
no sé porque no puedo expresarme.
No puedo gritar cuánto odio esta sociedad,
cínica, hipócrita, fútil, mezquina,
egoísta, despistada, superficial, afanada,
anacrónica, corrupta, fascista, uniformada,
avara, obtusa, manipulada, mentirosa,
ruin, canalla, perezosa, pobre, indigna,
ciega, muda, sorda, coja.

No sé porque no puedo expresarme.
¿Por qué no puedo decir que anhelo que la muerte los visite a todos ustedes?
¿Por qué carajo tengo que sonreír cuando en mi camino encuentro los ojos de otro?
¿Por qué tengo que tolerar los errores y la mediocridad de los caradura?

No sé porque no puedo expresarme.
¿Por qué mis pies no pueden simplemente dirigirse hacia donde mis sueños comienzan?
¿Por qué mis manos no pueden crear las fantasías de mi mente?
¿Por qué mi voz no se levanta potente ante el ruido de este infierno?

No sé porque no puedo expresarme.
¿Por qué no puedo pintar esos sus muros tan bonitos para volverlos contadores de historias?
¿Por qué tengo que comerme su basura transgénica, si yo debería saber cultivar mi tierra?
¿Por qué tengo que caminar las protestas, si debería poder cantarlas y bailarlas?

No sé porque no puedo expresarme.
¿Por qué mi rostro escapa a la realidad cuando esta se torna azarosa?
¿Por qué no puedo hacer explotar mis gestos para contrariar a mis opositores?
¿Por qué mi voz interna es más fuerte que mi lengua?

No sé porque no puedo expresarme.
¿Por qué no puedo mostrar mi aprecio al trabajo bien concebido? Aquel, tan escaso.
¿Por qué no puedo compartir mis escondidas expresiones humanas con los que quiero?
¿Por qué no puedo decirle a esa persona que la amo hasta que el llanto me rebosa, heterogéneo?

¿Por qué me tocó vivir este agitado tiempo y en este sucio lugar?
¿Por qué no tengo las agallas para vociferar mi inconformismo y mi malestar?
Quiero expresarme, pero por alguna maldita razón no puedo.
No puedo!


Dama fuerte

Me acompaña una dama fuerte.
Es fuerte cuando no esconde la mirada.
Es fuerte cuando no cede ante la arrogancia.
Es fuerte cuando ronda mi aura y provoca temblores en mis miedos.
Es fuerte cuando graba su imagen en los recuerdos de las masas.

Me acompaña una dama fuerte.
Es fuerte cuando con su sonrisa asesina las angustias.
Es fuerte cuando con su palabra acalla los argumentos vacíos.
Es fuerte cuando con su cuerpo quema en llamas mis deseos.
Es fuerte cuando con su mano genera el calor de mil soles.


Camino

Trabajar para ti
Pensar en ti
Esperar por ti
Querer de ti…fragmentos de todo
Soñar contigo mientras despiertos mis ojos te miran.


Viajero

Tierra desconocida es tu piel ante las caricias de mis manos.
Desconocido es el lugar que exploran esas palabras mías que llegan a tus oídos, quizá buscando un abrigo, quizá buscando aventura; empero, cualquiera sean los vientos, es en tu sonrisa donde he fijado el sur de mi ruta.

¿Qué importa lo profundo de las derrotas?
¿Qué importa lo prolongado de las torturas?
Si acaso aun siento el calor de tu historia,
si acaso aun siento la extensión de tu geografía,
prolongaré mi lucha…
seguiré explorándote mujer, seguiré explorando


Sentidos fugaces

No es el necio ruido del mundo el que me molesta,
es la presencia de tu silencio lo que me pone triste.
No es sentarme en el bar y desmembrar la botella,
es navegar en la inteligencia de tu discurso lo que me relaja.
No es el paso lento del cálido viento a través de mi rostro,
es el recuerdo de las caricias de tu cuerpo el que secuestra mi consciencia.

Lo que me seduce no son realidades distintas detrás de mis cuatro muros,
es aplastar mi ansiedad contra la tranquilidad de tus ojos.
Lo que me motiva no es buscar aventura al recorrer las rítmicas calles,
es saber que tu carácter hace el incierto camino.
Lo que me preocupa no son los pasos de la muerte tras mi sombra,
es que tu imagen congelada en mi sepultada retina se desvanezca en el tiempo.

No son mis fugaces sentidos…es tu eterno nombre.