Archivo de la etiqueta: Imperialismo

Héroes impuestos, mentalidad impuesta.

Muchos hemos soñado de chicos con hacer las acrobacias épicas de super-héroes como Spider-man, Superman, Batman, Wolverine o tantos otros. Personajes que levantan buses, devuelven el tiempo, mueven planetas, sanan en cuestión de minutos, saltan largas distancias, nunca van al baño, no pagan impuestos, tienen empleos respetables (y los que no, no importa, igual sobreviven de algo….no sé de qué, pero de algo), parecen no tener apetito sexual, nunca se lavan los dientes, son reconocidos en todo el mundo, llevan vidas dobles y lo más importante de todo: luchan, luchan y luchan……¡por nada!. No es mayor el beneficio que le aporta a la humanidad, teniendo en cuenta que son SUPER-héroes, enfrentarse a un calvo multimillonario pero visionario de una sociedad diferente, o a extraterrestres, o salvar ancianitas, o detener ladrones; en resumidas cuentas, en defender el Estado Neoliberal. Si, así como lo leen, no es más lo que hacen estos super-héroes que defender los valores del Estado Neoliberal Estadounidense: Salvaguardan bienes privados, nos defienden de la amenaza alienígena, de los comunistas, de los terroristas, mantienen el orden en las ciudades, permiten que el pueblo no sufra accidente alguno para que así pueda seguir esclavizado laborando en las multinacionales, lucen orgullosamente la tricolor blanca, roja y azul, ellos se ocupan de los problemas y nosotros simplemente nos encargamos de sonreír, de mantenernos alejados de la participación; ya otro hará las cosas por nosotros. Héroes impuestos, mentalidad impuesta.

Pero hablemos de héroes más reales, dignos y subversivos. O mejor dicho, de un único héroe (claro, limitándome al mundo de la ficción, pues héroes reales en latinoamérica sobran): El popular Zorro. Quisiera decir que es un héroe latinoamericano….pero se lo inventó un estadounidense: Johnston McCulley. De todas maneras su escenario de acción es el latinoamericano y su motivo de lucha, la justicia (la de verdad, no la liberal). ¿Quién era este peculiar y alternativo, respecto al mundo ficticio de los héroes, personaje? Un hombre acomodado, intelectual, que identifica las injusticias cometidas por la autoridades en la Alta California y dedica sus esfuerzos a luchar contra la opresión del pueblo californiano, utilizando para ello solamente su habilidad física y su armamento modesto (un látigo y una espada), manteniendo en secreto su identidad. Se hizo a una imagen de salvador dentro de los pobladores, convirtiéndose en un ídolo esperado en todo momento (pues la opresión era y es continua). Viéndolo bien, era como una guerrilla de izquierda (de las leales) en un solo hombre: cabecillas pequeño-burgueses, intelectuales, luchan contra la opresión, no tienen superpoderes, utilizan modestas AK-47 y armas fabricadas por ellos mismos, son clandestinas y tienen el apoyo popular.

El Zorro, legendario héroe de negro.

Sin duda el Zorro es un héroe de respeto, pues está del lado de quienes lo necesitan para su liberación, no de quienes lo necesitan para la esclavización de los demás. Su actuar era un constante ataque a la autoridad, una continua práctica de subversión del poder. A pesar del caudillismo que parecía representar (algo propio de la población mejicana y de la latinoamericana en general) no se atrevió a tomarse el papel que le correspondía al pueblo en aquel entonces y aún hoy día: Hacerse al poder, a su propio destino. Aun con sus errores caudillistas y con sus aciertos contrahegemónicos, el Zorro merece un homenaje ante su diferenciación respecto al resto de héroes pírricos producto de la industria de los cómics. Saludos al Zorro.


Wikipersecusión

Y como era de esperarse, la respuesta de la máquina imperialista no se hizo esperar. El día de hoy fue detenido en Londres el fundador de Wikileaks: el australiano Julian Assange. Como bien recordarán ustedes, Assange (y Wikileaks) ha sido objeto de una brutal persecución por parte de los órganos del primer poder mundial: Estados Unidos y sus aliados. Se publicó primero una orden de captura en contra de Assange (de la cual hablaré más adelante) desde Suecia, el PostFinance (de Suiza) canceló su cuenta bancaria (lo cual pudo haber echo en cualquier otro momento, pero no, lo hizo justo ahora), le cancelaron un fondo de defensa por valor de €31.000, Amazon desalojó a wikileaks de sus servidores en Estados Unidos (!!) tras la intervención del senador estadounidense Joe Lieberman, EveryDNS lo dejó sin servicio de DNS después de una serie de ataques informáticos (¿de qué nuevo comando cyber-espacial estadounidense vendrá?), PayPal cerró la cuenta de donaciones de Wikileaks, Assange fue amenazado de muerte (incluso a quien haya filtrado la información, como se pronunció el ex-gobernador de Arkansas, USA…¡pero que salvajes estos gringos!) y por último emitieron una nueva orden de captura con petición de extradición en su contra, desde Suecia y con apoyo de la Interpol. Bonito panorama ¿no?

Todos somos Wikileaks

Si indagamos sobre los motivos por los cuales Assange se ha convertido en el Bin Laden de la red, en un primer vistazo nos daremos cuenta que todo ha sido por un chismero, como lo catalogara Pepe Mujica, pues no se trata más que de conversaciones entre diplomáticos estadounidenses y figuras políticas y/o militares de la escena local. Esto no tiene relevancia alguna, comparado con los documentos publicados en Wikileaks en los cuales se muestra la brutalidad criminal del imperio Yanqui en Afganistán e Irak, así como los documentos que ponen en evidencia las negociaciones secretas que se desarrollaban alrededor del ACTA en el 2008 (y que seguramente se siguen haciendo). Ahora, si se da un segundo vistazo, más profundo, es posible darse cuenta de la importancia de las últimas publicaciones y al mismo tiempo de la hipocresía de los gobiernos capitalistas y tendríamos que hacerle una estatua a Wikileaks, como afirmara Fidel Castro; más que un chismero, lo cables publicados representan la doble cara de los Estados Unidos en lo que respecta a sus relaciones diplomáticas, lo cual involucra a otros gobiernos, gobiernos a lo cuales no les importó el terrorismo de USA en Afganistán o Irak (pues a fin de cuentas no era su población o sus intereses) pero si dieron el brinco cuando se enteraron que se indagaba sobre la vida privada de sus miembros y de los asuntos internos de sus fincas países.

Cómo si fuera poco, con el mayor cinismo del mundo, sale la cachona que tiene Estados Unidos por Secretaria de Estado, es decir, la Clinton, a decir que Wikileaks ha puesto en peligro la vida de sus conciudadanos en el exterior…..¡¡¡pero por favor, si están en peligro debe ser porque se lo merecen, por criminales, por terroristas!!! Si no andaran por el mundo creyéndose ingenuamente sus dueños y expandiendo los tentáculos de su imperio no tendrían de qué preocuparse…¿o es que acaso un humilde argentino o un chileno o un brasilero tienen que preocuparse de su seguridad en algún lugar del mundo (distinto justamente el xenofóbico país gringo)? ¡Claro que no! ellos no se mantienen en conspiración contra los pueblos del mundo, ellos no invaden países, ellos no arreglan votaciones en naciones extranjeras, ellos no violan la soberanía de los demás Estados, ellos no embargan a los pueblos comunistas.

Pero el ajetreo apenas comienza; a esto se le suma el poder bancario mundial, pues Assenge afirmó que pronto serán publicados documentos confidenciales de uno de los mayores bancos de Estados Unidos. Cómo quien dice, Assange contra el mundo (occidental). Quiero aquí recordar que la denuncia contra Assange por acoso sexual y violación es una farsa, como lo expresara el canadiense Jean Guy Allard, pues el fundamento de tales denuncias se centra en que Assange tuvo relaciones sexuales en un club (hecho para tener encuentros sexuales) y que al parecer no utilizó preservativo. Cabe aclarar que la denuncia ha sido interpuesta por una disidente cubana, anti-castrista y pro-capitalista, residente en Suecia y dueña del club en mención. Se mueve la maquinaria de opresión mundial.

Sin embargo…¡¡Gloria a la Internet!! Pues los documentos de wikileaks ya se encuentran esparcidos por todo el mundo, en cientos de espejos y torrents…y las iniciativas se multiplican. Se mueve la maquinaria de resistencia mundial.

No queda más qué decir que adelante con la transparencia…¡¡Solidaridad con Wikileaks!!


Y usted ¿ha pagado los platos?

Normal es que unos terminen pagando los platos rotos de los otros, pues los otros se saben lavar bien las manos aunque sepan lavar mal los platos. Pero peor aún, el que paga los platos no tiene ni para una vajilla propia.

Este pesamiento me viene a la cabeza debido a los sucesos que el 2010, en su nacimiento, ha tenido que presenciar.

En Haití, el país más pobre de América, un terremoto no solo movió la plataforma continental, destruyendo el país, sino que además quitó el vergonzoso velo dejado allí por la comunidad internacional, por las potencias mundiales. Haití ha tenido que pagar los egoístas errores cometidos por las multinacionales y el imperialismo. La inequidad promulgada a susurros por parte del capital estadounidense y europeo en las relaciones comerciales con los pueblos latinoamericanos, entre ellos Haití, ha impedido el desarrollo pleno de los mismos, desarrollo que incluye construcción de infraestructura sismo-resistente, amplio sistema de salud, entrenados equipos de socorro, reservas para emergencias, … Este desarrollo no está presente en la tiera del Vudú, y en cambio han tenido que sufrir (pagar) las consecuencias de las prácticas comerciales inhumanas impulsadas por los países norteños: no tener como responder ante la calamidad que hoy le propina el golpe de gracia.

Muerte en Haiti

Para colmo de males, esos mismos que le han quitado las cobijas, hoy le dan solo el tendido de manera “solidaria”, quedando como los heroes. Pero eso si, el resto de las cobijas nos toca dárselas a nosotros. Atendemos el llamado, ante nuestra solidaridad de clase (pues no vamos a quedarnos cruzados de brazos mientras el pueblo de Haití se muere de hambre), pero nos duele que quien rompe los platos no es quien los paga.

diegopalacios

Diego Palacios

Un poco más al sur, en Colombia, se declara una emergencia social y de inmediato se toman medidas para hacerle pagar al pueblo los platos que el Estado ha roto durante años: incrementan el valor de la cerveza, bebida de predilección de las clases bajas, para financiar el sector salud. ¿Por qué no suben el precio del whiskey o del brandy? Pero por si esto no es suficiente, los decretos del gobierno obligan al vaciado pueblo a pagar por los servicios médicos que el sistema le debería ofrecer gratuitamente (o por lo menos a muy bajo costo), multan a los médicos que presten un buen servicio, pues un buen servicio implica buen costo….y plata es lo que no hay.

¿Cuándo podremos decir “paso” en aquellos momentos que nos quieran hacer pagar los errores de los demás?