Archivo de la etiqueta: Historia

Saramago: El evangelio según Jesucristo

Una de las historias que siempre sentí que se me adeudó, desde que leí los evangelios bíblicos, fue la de un Jesús verdaderamente humano. En estos textos se mostraba siempre un mesías distante, alejado de la humanidad a pesar de ser carne, de ser el hijo de Dios hecho hombre. La jerarquía católica ha defendido siempre la idea de que Dios entregó a su hijo al mundo para que padeciera todos sus sufrimientos, alegrías y necesidades. Sin embargo, sus escrituras, impartidas día a día en sus templos, rezan otros haberes: un Jesús que nunca sonríe, que no conoció placer en el cuerpo de una mujer, que nunca tuvo un denario encima, que no presentó mayores sentimientos hacia su familia…un Jesús inexpresivo, un dios rebajado, humillado, condenado y amargado. Hasta que llegó José Saramago y nos compartió “El evangelio según Jesucristo”.

Grabado de El evangelio según Jesucristo

La astucia de Saramago radica en mostrar un Jesús mundano, pero sin quitar la divinidad a la historia; lo metafísico no es removido por lo humano, se revuelven y se complementan. La humanización del asunto empieza a verse muy temprano, desde la concepción del primogénito de José; un placentero y naturalmente obligado acto sexual entre una pareja de jóvenes esposos bajo una estrellada noche. La humildad de su nacimiento, en medio de una cueva de las muchas de Belén, sin más compañía que un burro, una partera y un pastor, siendo este último genio y figura presente durante toda la vida de Jesús, desde su concepción hasta la firma de su sentencia de muerte- que más tarde en la historia es desenmascarado como Satanás.

El llamado a la acción social merece la atención de Saramago en el karma divino impuesto a José al no haber evitado la masacre de los primogénitos de Belén, a pesar de saber lo que ocurriría; saber y callar, esto es privatizar el conocimiento que puede ser beneficioso para los demás, beneficio que nunca disfrutarán ni exigirán por cuenta de su ignorancia infundada -a propósito, patrón de comportamiento de la industria capitalista. Tal culpa lo perseguirá en pesadillas todas y cada una de sus noches y alcanzará su éxtasis en el mismo momento de su liberación y lo llevará a la crucifixión, teniendo treinta y tres años y siendo padre de siete hijos, fielmente todos con María.

En los evangelios del Nuevo Testamento nunca se aclara qué carajos hizo Jesús en su adolescencia, aun más, nunca se explicó porque salió de su casa a los treinta años, en una época en la que a los veinte ya se acostumbraba tener una familia. Saramago no deja pasar esta oportunidad para escribir a su antojo -¿quién lo va a contradecir? ¿con qué pruebas?- sobre la vida del muchacho durante este tiempo; inicia con la salida de su casa, abandonando a su familia y dejando a cargo a Tiago, el hermano que le seguía en edad y va en búsqueda de respuestas. Nace entonces el Jesús rebelde que todos conocemos -pues no se puede cambiar el orden establecido, como es la intención de Dios con su hijo, siguiendo las leyes y comportamientos establecidos, en este caso en particular, hacerse cargo de la familia como primogénito que es a pesar de no saber si tal es el futuro que quiere. En Jerusalén, Jesús discute con el escriba de turno sobre la cuestión de la culpa, para entender eso de que los hijos somos culpables por lo que nuestros padres han hecho; la ley se queda sin mayores argumentos, Jesús la desnuda. Después de estar en el lugar que nació, Belén, le corresponde el tiempo de pasar una temporada con un pastor -ya sabemos quien; aquel con quien todos estamos durante toda la vida, sólo que no tenemos la fortuna de verlo en carne y hueso, como sí lo hizo este Jesús, sin saberlo en su momento- teniendo a su cargo el mayor rebaño jamás visto -tal vez, y a modo de predestinación, una perfecta analogía con la humanidad misma- y aprendiendo a defender sus argumentos atragantándose su llanto, pues hablar de Dios con el Diablo es cuestión de firmeza conceptual, no de fe. En esto se la pasó el joven protagonista de la historia durante su periodo de maduración: aprendiendo a ser hombre dándole la cara al mal mismo.

Un segundo momento de rebelión, esta vez más pretenciosa y por ello más humana, es el salvamento del cordero, por parte de Jesús, de ser víctima del sacrificio al Altísimo. Más tarde, al presentársele Dios y obligarlo a entregarle por la sangre al cordero, Jesús apreciará la primer muestra de que su destino está trazado, algo que no entenderá sino hasta la última línea del relato, hasta el último suspiro de su vida.

Ya siendo Jesús adulto -ya casi un hombre de dieciocho años- Saramago lo pone en otras obligaciones más propias de su edad: primero que nada debe toparse con su familia y retomar las riendas del hogar abandonado. Pero antes el autor propicia un encuentro con la persona que será, durante el resto de la vida de este desgraciado mártir, su mano derecha, en lo que puede interpretarse como una tercera rebelión: el establecimiento de la figura de la mujer en un podio de importancia histórica por cuenta de la igualdad de género. Esta mujer es María de Magdala. Sería este un encuentro puro, como lo es el amor verdadero y apasionado, como debe expresarse ese amor verdadero. Pasado este momento de gloria sentimental para Jesús, volverá a los brazos de su amada más pronto de lo esperado, pues familia que no cree en uno no es su familia, tal como aconteció cuando este nazareno llega a su tierra, cuenta a su familia sobre su encuentro con Dios y estos lo escupen con la saliva de la costumbre y la ley: ¿cómo va a venir un insignificante muchacho a verse frente a frente con Dios? Una vez más, esta vez acompañado de María de Magdala, Jesús está andando sus pasos, a la deriva y a la espera del destino prometido, pero que aun le es desconocido, por Dios. Esto no asombra, suele ser esta misma la cotidianidad de los mendigos que pueblan nuestras civilizadas calles.

Ahora bien, la vida no sólo es caminar bajo el sol, hacer el amor y esperar el destino. Jesús tenía que trabajar y empezó a hacerlo al darse cuenta de que llenaba las redes de los pescadores indicándoles dónde arrojarlas, se convirtió en algo así como un gerente; empezó a ganarse la vida haciendo milagros, particularmente el de atiborrar barcas con los escamados submarinos. De allí obtuvo para sí pan y techo, pues los beneficiados no iban a dejar que su gallina de los huevos de oro tuviera padecimientos. Este modus operandi es utilizado ampliamente por sectas religiosas modernas, que predicando milagros se hacen a su diario…y mucho más. Claro está que esta no era la intención de Jesús, él no pretendía riqueza alguna, sólo quería saber cuál sería la gloria que le prometió su padre celestial.

A lo largo del libro se puede notar un lenguaje un poco forzado en aquellas escenas en las que hace presencia Dios, en un intento de Saramago por humanizar lo divino, por soscavarlo de su pulcritud. Tal es el caso de la reunión entre hijo, padre y padrino, es decir, Jesús, Dios y Lucifer. La ambientación de la escena es sencilla, pero apropiada. De reluciente creatividad es el arribo de Lucifer al punto de encuentro: nadando, jadeante como un cerdo, a través del mar, como cualquiera que no tuviera una barca; es de la última forma que se esperaría que hiciera acto de presencia el señor de las tinieblas. Sostienen una charla insignificante; sólo hablan del destino de la humanidad y de la repartición de poderes entre los tres interesados. Me atrae que el autor ensalza durante todo el texto el humanismo y rebeldía (perdóneme el lector tal redundancia) de Jesús, el cual no se ausenta en esta ocasión: indaga a Dios sobre todos aquellos que morirán por su causa, pide el debido censo de los asesinados, mutilados, decapitados, empalados, lapidados, crucificados, guillotinados, quemados, ahogados, cortados, desangrados, destripados, ahorcados, apaleados, degollados, martillados, desmembrados, estrangulados, corneados, enterrados, golpeados, descoyuntados, clavados, arrastrados, despeñados, amputados, lanceados, flechados, descuartizados, acuchillados… que están por venir, junto con el cristianismo y con el poder casi definitivo de Dios sobre todos los pueblos de la Tierra, poder que hasta ahora se había ejercido únicamente sobre el pueblo de Israel. Esta larga lista tomó cuarenta días, en los que finalmente se acordó que el Diablo debía seguir siendo diablo para gloria de Dios y que Jesús debía morir para dar el poder a Dios y para ganarse su gloria propia, hecho que no le gustó mucho, pero que tuvo que aceptar.

Saramago, después de narrado este mes y diez días, hace el debido despliegue de milagros logrados por Jesús y ya conocidos por todos: la sanación de los enfermos, la expulsión de los demonios, la multiplicación del pan y el pescado, entre otros populares. Todo esto ejecutando su papel de predicador del arrepentimiento y la completitud del tiempo. Jesús procura seguir su demarcado camino, ¿qué más podía hacer? Fue eso lo que se le ordenó y quien lo hizo tenía todos los caminos en su mano, así como el poder de borrarlos y recrearlos. Es recorriendo este camino ajeno y con el fin de dar rápido paso al trago amargo, que decide ir a Jerusalén y atacar a puño limpio a los mercaderes del templo. Este episodio es popularmente conocido por haber sido el pasaje más violento en la empresa de Jesús (haciendo a un lado el vía crucis de su muerte, que en él la única participación que tuvo fue la de borrego) pero es en la tinta de Saramago que se torna aun más violento, pues a la zinguizarra se le unieron sus seguidores, que se fueron a los golpes con los mercaderes que veían como sus finanzas del día se iban al suelo. En esta ocasión, su vida no sufre más peligro que el de la dignidad vilipendiada tras las rotas y sucias ropas. De regreso a la aldea donde se hospedaba lo reciben con la noticia de que su amigo Lázaro había muerto. Contrario a lo ya sabido, Jesús no lo trae de vuelta a la vida, por intersección de María, que con esta pincelada, susurrada quizá al oído, lo impide: “Nadie en la vida tuvo tantos pecados que merezca morir dos veces”.

La rebeldía del humanizado hijo de Dios no se hace esperar y nuevamente, y como acto que consumiría su vida, decide evitar las futuras muertes de otros desconocidos que Dios le citó en el encuentro que mantuvieron antes, decide oponerse a la voluntad de su padre en las alturas; para ello conspira con sus seguidores: resulta muy ávido pensar en morir como Rey de los judíos y no como el hijo de Dios, para con ello arrebatarle el poder a Yavhé sin que siquiera hubiera podido tocarlo, y por ahí derecho sepultar la gloria que le había sido prometida; una verdadera actitud de mártir: renunciar a la gloria personal con el único fin de obtener el beneficio general y futuro. Pero enfrentarse a Dios requiere algo más que ser ávido, requiere ser quien escribe la historia…ese no era Jesús, era éste sólo el ignorante cordero que es llevado al inevitable y predestinado sacrificio.

Anuncios

Hijos de Abel y de Caín

“Un cuento de la literatura oral del Chocó dice que Dios creó al primer hombre y primera mujer negros. Tuvieron varios hijos, entre ellos Caín y Abel. Ellos eran muy diferentes: Abel generoso y alegre, Caín violento y malhumorado. Por esta razón todo el mundo prefería a Abel. Caín estaba muy celoso de su hermano y en una ocasión decidió asesinarlo de un golpe de quijada de burro. Dios, que todo lo ve, llamó al homicida a rendir cuentas. Caín entonces muy afectado por la vergüenza y temeroso de la ira de Dios, empezó a palidecer y palidecer hasta que se volvió blanco.”

Rogerio Velásquez. Leyendas y cuentos de raza negra


Oscuridad sobre Liévano

Oscuridad sobre Liévano

De USA y sus demonios

Hace un par de días escribí un micropost sobre la percepción de los estadounidenses (o como les decimos aquí en latinoamérica, gringos) sobre la existencia del infierno. El texto rezaba así:

“El 70% de los gringos cree que existe el infierno”… pero como no, si queda en el suelo que pisan y sus corps. son sus demonios.

Ayer uno de mis conocidos, de aguda mentalidad, me insinuó que tal publicación era del corte de aquellas que estigmatizan a todo un pueblo por cuenta del comportamiento o características particulares de algunos pocos, por ejemplo; asegurar que toda la comunidad Rom son ladrones, que todos los europeos son sucios, que los colombianos o los mexicanos son todos narcotraficantes, entre otros. Es decir, parece que leyó mal mi publicación y entendió que yo quería decir, posiblemente por tener el estigma de que soy un comunista resentido, que todos los gringos son unos demonios que viven en el infierno (USA). Sin embargo leyendo cuidadosamente la publicación es evidente que los demonios a los que me refiero no son los habitantes del país norteño, sino sus corporaciones. Hagamos entonces una breve descripción de dicho infierno llamado Estados Unidos.

Toda plaza digna de llamarse un infierno presenta escenarios de producción de angustia en el sentir humano. En USA convergen varios de ellos y, sin duda, muchos más de los que mencionaré a continuación.

  • Desempleo: Estados unidos cuenta actualmente con un 8.35% de desocupados de su población productiva, lo cual sobrepasa los 13 millones de desempleados y que es una alta cifra para ser el país donde el desarrollo capitalista tiene su más firme sentadero. Pero como esto no es suficiente, tal nación se encuentra a las puertas de una nueva crisis financiera por cuenta del abismo fiscal sobre el cual desfila. Entre tanto, en las “dictaduras” latinoamericanas el desempleo disminuye: Venezuela lo ha reducido a la mitad (7.4%) desde 1999 (15%), en Ecuador se ubica casi a la mitad (5.2%) de lo que se encontraba en el 2004 (9.1%), en Bolivia ha caído 3 puntos porcentuales desde 2005 a la fecha (8% – 5%), el empleo en Nicaragua se incrementa gracias a su crecimiento económico, en Argentina se ha reducido en una tercera parte desde 2002 al 2012 (24.1% – 7.2%) y en Cuba era del 2% en el 2004 (el último dato que logré encontrar y lo tuve que hacer por duckduck.go, porque en Google.com no pude encontrar mayor información al respecto sobre la isla).
  • Pobreza: Las cifras de pobreza en el país del Tío Sam (U.S., por sus siglas en inglés) no son menos desalentadoras; la tasa de pobreza es del 15.7%, la más alta en los últimos 56 años, dejando a unos 47 millones de inocentes estadounidenses por debajo de la línea de pobreza, por cuenta de las políticas neoliberales de las esferas gobernantes. Eso es prácticamente toda la población de un país suramericano como Colombia.
  • Vigilancia/Represión: Estados unidos es uno de los países con más psicosis en torno a la seguridad de sus ciudadanos y ciudadanas. Para ello ha implementado políticas invasivas contra su población e incluso organizaciones empresariales; solicitud de información privada a plataformas de telecomunicaciones como Google o Twitter son algunos ejemplos. Un aparato militar y policial entrenado con rudeza para tratar a todo sospechoso con brutalidad, inspira temor sólo pensar en andar por las calles de cualquiera de sus estados.
  • Racismo: Estados Unidos es bien conocido por ser uno de los países más racistas y xenófobos de la faz de la Tierra. Casos de discrimación racial, sexual, de origen, entre otras, se presentan todos los días a lo largo de su territorio desde distintas instancias civiles e incluso oficiales; la construcción de un muro en la frontera con México, el establecimiento de leyes anti emigrantes en algunos de sus estados, el surgimiento y efectiva operación de grupos neo-nazis y antiinmigración.
  • Consumismo: Es un país sumido en el despilfarro de los recursos naturales, en el cual el ritmo de la vida lo marca la necesidad de adquirir nuevos bienes materiales, incluso por encima del bienestar colectivo.
  • Indiferencia: El interés por el resto del mundo no va más allá de lo que los comunicados de prensa de los mass media estadounidenses logran, conspiratoria e intencionalmente, transmitir.
  • Ignorancia: El interés por la vida divertida y estúpidamente feliz es generalizado a lo largo de sus 9’826.675 Km², asociando tal diversión a la resistencia a la culturización y al progreso mental; la ignorancia.
  • Dictadura corporativista: “Yes, we can”…fail. Los intereses de las corporaciones son tan poderosos como el dinero con el que pueden contar en el sistema de acumulación capitalista al que pertenecen. Dado que el crédito es una generación de deuda tan limitada como leyes le pongan cuota, el manto decisorio de las corporaciones estadounidenses se hace sublime y extendido a lo largo de toda su institucionalidad; compran leyes, consciencias, ideologías, intenciones y venden dominio disfrazado de bienestar y libertad. Esta dictadura tiene tal poder que ha sido capaz de generar recursos públicos para salvarse a sí misma de las crisis naturales y cada vez más frecuentes del capitalismo, recursos que podrían haber quitado el hambre a millones de habitantes de este hermoso pero condenado planeta.
  • Personas execrables: Este país ha sido cuna de personajes que bien hubieran hecho en sentarse en la silla electrica y hacerle un favor a la humanidad (silla que a propósito viola los derechos humanos, como quien dice, deberían beber un poco de su propio chocolate); Richard Nixon, George Bush, Mitt Romney…

No hace falta entonces morir para visitar el infierno, suficiente es con sacar una visa estadounidense y tomar el primer vuelo a Nueva York o a Los Ángeles. Los griegos creían que el infierno podía ser visitado en vida y que quedaba tras los muros del Necromanteion, o los islandeses que la entrada a tal lugar está situada en el monte Hekla, pero se equivocaron, pues en realidad queda tras la telaraña antimisiles y las oficinas de inmigración de USA.

Afortunadamente en el infierno también se abren paso entes no tan perversos, más bien benevolentes, que ejercen resistencia a semejante mal que los circunda bien sea por motivos económicos, históricos, geopolíticos y/o energéticos. En él habitan y han sido paridas personalidades cuya nobleza, responsabilidad, sinceridad, seriedad, compromiso y otras cualidades, son dignas de alabar. Son ciudadanos estadounidenses destacados y que tienen aun más mérito por lograr plantar una posición autodeterminada, crítica y libertaria en medio de tantos grilletes esgrimidos a su alrededor. Evocando a algunos de ellos podemos nombrar a Martin Luther King, Noam Chomsky, Ernest Hemingway, Linus Pauling, Benjamin Franklin, James Petras, Thomas Alva Edison, Eben Moglen, Angela Davis y muchas otras menos reconocidas pero con criterio establecido, dignidad convencida y principios definidos. Después de todo, hasta el infierno debe tener salvación, siempre y cuando exista la educación.


Héroes impuestos, mentalidad impuesta.

Muchos hemos soñado de chicos con hacer las acrobacias épicas de super-héroes como Spider-man, Superman, Batman, Wolverine o tantos otros. Personajes que levantan buses, devuelven el tiempo, mueven planetas, sanan en cuestión de minutos, saltan largas distancias, nunca van al baño, no pagan impuestos, tienen empleos respetables (y los que no, no importa, igual sobreviven de algo….no sé de qué, pero de algo), parecen no tener apetito sexual, nunca se lavan los dientes, son reconocidos en todo el mundo, llevan vidas dobles y lo más importante de todo: luchan, luchan y luchan……¡por nada!. No es mayor el beneficio que le aporta a la humanidad, teniendo en cuenta que son SUPER-héroes, enfrentarse a un calvo multimillonario pero visionario de una sociedad diferente, o a extraterrestres, o salvar ancianitas, o detener ladrones; en resumidas cuentas, en defender el Estado Neoliberal. Si, así como lo leen, no es más lo que hacen estos super-héroes que defender los valores del Estado Neoliberal Estadounidense: Salvaguardan bienes privados, nos defienden de la amenaza alienígena, de los comunistas, de los terroristas, mantienen el orden en las ciudades, permiten que el pueblo no sufra accidente alguno para que así pueda seguir esclavizado laborando en las multinacionales, lucen orgullosamente la tricolor blanca, roja y azul, ellos se ocupan de los problemas y nosotros simplemente nos encargamos de sonreír, de mantenernos alejados de la participación; ya otro hará las cosas por nosotros. Héroes impuestos, mentalidad impuesta.

Pero hablemos de héroes más reales, dignos y subversivos. O mejor dicho, de un único héroe (claro, limitándome al mundo de la ficción, pues héroes reales en latinoamérica sobran): El popular Zorro. Quisiera decir que es un héroe latinoamericano….pero se lo inventó un estadounidense: Johnston McCulley. De todas maneras su escenario de acción es el latinoamericano y su motivo de lucha, la justicia (la de verdad, no la liberal). ¿Quién era este peculiar y alternativo, respecto al mundo ficticio de los héroes, personaje? Un hombre acomodado, intelectual, que identifica las injusticias cometidas por la autoridades en la Alta California y dedica sus esfuerzos a luchar contra la opresión del pueblo californiano, utilizando para ello solamente su habilidad física y su armamento modesto (un látigo y una espada), manteniendo en secreto su identidad. Se hizo a una imagen de salvador dentro de los pobladores, convirtiéndose en un ídolo esperado en todo momento (pues la opresión era y es continua). Viéndolo bien, era como una guerrilla de izquierda (de las leales) en un solo hombre: cabecillas pequeño-burgueses, intelectuales, luchan contra la opresión, no tienen superpoderes, utilizan modestas AK-47 y armas fabricadas por ellos mismos, son clandestinas y tienen el apoyo popular.

El Zorro, legendario héroe de negro.

Sin duda el Zorro es un héroe de respeto, pues está del lado de quienes lo necesitan para su liberación, no de quienes lo necesitan para la esclavización de los demás. Su actuar era un constante ataque a la autoridad, una continua práctica de subversión del poder. A pesar del caudillismo que parecía representar (algo propio de la población mejicana y de la latinoamericana en general) no se atrevió a tomarse el papel que le correspondía al pueblo en aquel entonces y aún hoy día: Hacerse al poder, a su propio destino. Aun con sus errores caudillistas y con sus aciertos contrahegemónicos, el Zorro merece un homenaje ante su diferenciación respecto al resto de héroes pírricos producto de la industria de los cómics. Saludos al Zorro.