Archivo de la etiqueta: Cooperativismo

Ventajas competitivas: el fascismo en la vida corporativa

Desde que tengo memoria y recuerdo la historia de la humanidad, ésta ha tenido comportamientos fraternos para consigo misma….hasta que apareció el capital y las necesidades de lo inútil.

En un principio erase la humanidad, que se distinguía de los demás animales en el hecho de tener un comportamiento racional que les permitía relacionarse mediante un lenguaje oral y escrito que conllevó solo a más racionalidad. En ese entonces el ser que cubría su cuerpo por culpa del frío, del viento y del sol (y no porque le diera pena, como arguyen por ahí), conocido como hombre era el único animal sobre el cual pesaba el concepto de familia, de manera que él se encargaba de conseguir el alimento y proteger a sus hijos y a la madre de sus hijos, pues es quien le daría más hijos y le daría así más sentido a su vida: conseguir comida para sus hijos. Era un contrato sencillo en el que a nadie le interesaba "ser más" que otro, sino relacionarse con ese otro y ayudarse mutuamente para poder subsistir y expandirse.

Sin embargo llegó una época oscura, en la que la ambición se apoderó de de la razón y el corazón de los hombres, que iniciaron una era de competencia entre ellos, que aunque se rumoraba era con fines de medición y formación de humanos más capaces en sus campos, no era otra cosa más que la búsqueda del poder en torno a la alabanza a un nuevo dios, omnipotente y omnipresente, llamado dinero. Los unos empezaron a sobreponerse a los otros mediante artimañas, haciéndose a los bienes y comodidades de los otros en nombre de la "sana competencia".

¿Cómo puede decirse que en entornos como el empresarial existe la "sana competencia", si tal competencia en ese entorno sólo se trata de que unas pocas empresas obtengan más cuota de mercado que las otras, produciendo finalmente inestabilidad laboral y tendencias violatorias de la ética, la cual debe distinguir a todo ser humano letrado y consciente del mundo que lo rodea?. El amor, o mejor, la obsesión por el dinero ha desviado el verdadero objetivo de toda empresa iniciada por el ser humano durante su vida; tal objetivo no es otro que solucionar los problemas de la sociedad a la que pertenece (pues para eso la creó, fue por eso que creó el contrato inicial de familia, para solucionar los problemas que no podía solucionar como individuo), extendiendo tales soluciones al nivel individual.

Es aquí donde tengo que decir que no creo en el sistema de competencias (presente en la crisis económica mundial del año 2009), no creo en las competencias que tanto defiende el neoliberalismo, que lo único que busca es el imperar de los fuertes sobre los débiles, de los que "nacieron para triunfar y mandar" sobre los que han sido relegados, a punta de miedo, sangre y muerte, a obedecer, haciéndoles creer que ese es el honorable destino que les ha dado su dios, sea cual sea éste (se creen tan superiores que suponen saber lo que piensa un dios).

Este mundo es de los hombres y para los hombres; debe ser construido por todos y cada uno de ellos, no por unos y contra todos los otros. No se puede esperar que aquellos que se dicen los más aptos, que han dado "invaluables ventajas competitivas" a sus empresas (bien sean económicas o políticas) puesto que ellos mismos las tienen, le digan a los demás qué deben hacer de acuerdo a sus "memorables" casos de éxito; los mesías judío-católicos no existen, no hay un solo ser capaz de salvar este mundo, o X sociedad; los que existen son los mesías más bien cristianos, aquellos que se reconocen en el otro y como tal saben que juntos deben recorrer el camino de su salvación, que su futuro no está en otras más que en sus propias manos, que solo mediante la cooperación de los unos con los otros se pueden aplastar las desgracias que aquejan a nuestro mundo, y no, como defienden los señores del sistema, mediante la exclusión, propia del sistema competitivo, sistema fascista y criminal.

Por eso le digo NO a las ventajas competitivas del sistema capitalista y neoliberal, y en cambio le digo SI a la cooperación entre los pueblos y hermanos, cooperación guiada hacia la satisfacción de nuestras necesidades reales, conjuntas e individuales, para un vivir digno de la humanidad. Es para tal objetivo que deben crearse las empresas; como un conjunto de esfuerzos aunados para combatir una o varias querellas sociales y unir este trabajo al realizado por otros, en vez de excluirlos y destruirlos buscando el posicionamiento de una marca, o bien muchos ceros a la derecha en nuestra cuenta bancaria…..como si fuéramos mercenarios.

Anuncios