Matrimonio igualitario: la incurable curia


El martes 18 de junio el clero católico salió con una joya en boca de monseñor Rubén Salazar Gómez: que los notarios de la República deben ejercer su derecho a la objeción de conciencia cuando de establecer jurídicamente una unión homosexual se trate.

El problema no radica en su oposición al matrimonio entre parejas del mismo sexo, pues se debe reconocer que los principios de las tesis católicas van en contra de esta posibilidad; no se le puede pedir peras al manzano. El problema radica más bien en la hipocresía que pulula de los hocicos podridos de sus representantes jerárquicos; según Rubén Salazar los notarios “están en todo su derecho de oponerse a actuar cuando consideren que con su acción están legitimando un acto contrario a su conciencia y a la constitución.”

¿Cómo es posible que este pronunciamiento no se repita cuando de mandar jóvenes a la guerra se trata? ¿Acaso, para la iglesia católica, es más importante oponerse al amor (de una pareja homosexual) que contrariar a la muerte? ¿No es justo que un joven se resista a ceder su vida ante los intereses de la oligarquía, pero sí es justo evitar que dos personas cristalicen el noble sueño de sus vidas por vía jurídica? ¿Debe ocuparnos la oposición al matrimonio igualitario sólo porque no tiene fundamento explícito en la Constitución pero en cambio debemos olvidarnos del derecho a la vida -que sí está impreso en la Carta Magna- el cual es arrebatado cuando se uniforma al soldado y se le ordena, en el más fangoso cinismo, matar o morir?

Matrimonio igualitario: la incurable curia
© COLPRENSA

No crea el lector que este es el único punto de quiebre de los “hombres de negro”, se les abona a la deuda también el no haberse opuesto al nacional-socialismo alemán, a la opresión colonial a los nativos americanos y africanos, a las dictaduras latinoamericanas y un largo etcétera que enriquece su prontuario. Parece que la conciencia de la iglesia católica mira para un solo lado: el de la conveniente condescendencia con la inmortalización recíproca del poder.

Cerramos este corto artículo con palabras del mismo Rubén Salazar, que pone sobre la mesa la hampona carta de presentación de este clérigo: “¿Qué es lo que se les está negando (a las parejas homosexuales)? Pues algo que no les compete, algo a lo que no tienen derecho, no es injusticia, se reconoce una realidad”.

Anuncios

2 responses to “Matrimonio igualitario: la incurable curia

  • Carlos

    Lo que usted propone es condenar la acción en virtud de la omisión… No parece lógico ni justo. Cuando hacemos algo, dejamos de hacer muchas otras cosas que podríamos haber echo en su lugar…

    • kaleemsagard

      Correcto Carlos, cuando hacemos algo dejamos de hacer otras muchas cosas; eso es lo que se conoce como responsabilidad: tienes que responder tanto por lo que haces como por lo que dejas de hacer, pues dejar de hacer algo es también una decisión tomada. La legislación en los Estados modernos está basada en la ley y ella se aplica la conozcan los ciudadanos o no, es decir, la omitan o no. La iglesia católica es una institución muy grande que está al tanto de todas las situaciones de relevancia social, entre ellos el reclutamiento forzado por agentes de guerra, algo común y cotidiano en Colombia ante lo cual esta agrupación no dice nada (a menos que tal reclutamiento venga de parte de los comunistas, lo cual nos dice que sí le están prestando atención al problema). No condeno la acción por cuenta de la omisión, condeno la acción y la omisión….sobre todo la omisión.

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: