De USA y sus demonios


Hace un par de días escribí un micropost sobre la percepción de los estadounidenses (o como les decimos aquí en latinoamérica, gringos) sobre la existencia del infierno. El texto rezaba así:

“El 70% de los gringos cree que existe el infierno”… pero como no, si queda en el suelo que pisan y sus corps. son sus demonios.

Ayer uno de mis conocidos, de aguda mentalidad, me insinuó que tal publicación era del corte de aquellas que estigmatizan a todo un pueblo por cuenta del comportamiento o características particulares de algunos pocos, por ejemplo; asegurar que toda la comunidad Rom son ladrones, que todos los europeos son sucios, que los colombianos o los mexicanos son todos narcotraficantes, entre otros. Es decir, parece que leyó mal mi publicación y entendió que yo quería decir, posiblemente por tener el estigma de que soy un comunista resentido, que todos los gringos son unos demonios que viven en el infierno (USA). Sin embargo leyendo cuidadosamente la publicación es evidente que los demonios a los que me refiero no son los habitantes del país norteño, sino sus corporaciones. Hagamos entonces una breve descripción de dicho infierno llamado Estados Unidos.

Toda plaza digna de llamarse un infierno presenta escenarios de producción de angustia en el sentir humano. En USA convergen varios de ellos y, sin duda, muchos más de los que mencionaré a continuación.

  • Desempleo: Estados unidos cuenta actualmente con un 8.35% de desocupados de su población productiva, lo cual sobrepasa los 13 millones de desempleados y que es una alta cifra para ser el país donde el desarrollo capitalista tiene su más firme sentadero. Pero como esto no es suficiente, tal nación se encuentra a las puertas de una nueva crisis financiera por cuenta del abismo fiscal sobre el cual desfila. Entre tanto, en las “dictaduras” latinoamericanas el desempleo disminuye: Venezuela lo ha reducido a la mitad (7.4%) desde 1999 (15%), en Ecuador se ubica casi a la mitad (5.2%) de lo que se encontraba en el 2004 (9.1%), en Bolivia ha caído 3 puntos porcentuales desde 2005 a la fecha (8% – 5%), el empleo en Nicaragua se incrementa gracias a su crecimiento económico, en Argentina se ha reducido en una tercera parte desde 2002 al 2012 (24.1% – 7.2%) y en Cuba era del 2% en el 2004 (el último dato que logré encontrar y lo tuve que hacer por duckduck.go, porque en Google.com no pude encontrar mayor información al respecto sobre la isla).
  • Pobreza: Las cifras de pobreza en el país del Tío Sam (U.S., por sus siglas en inglés) no son menos desalentadoras; la tasa de pobreza es del 15.7%, la más alta en los últimos 56 años, dejando a unos 47 millones de inocentes estadounidenses por debajo de la línea de pobreza, por cuenta de las políticas neoliberales de las esferas gobernantes. Eso es prácticamente toda la población de un país suramericano como Colombia.
  • Vigilancia/Represión: Estados unidos es uno de los países con más psicosis en torno a la seguridad de sus ciudadanos y ciudadanas. Para ello ha implementado políticas invasivas contra su población e incluso organizaciones empresariales; solicitud de información privada a plataformas de telecomunicaciones como Google o Twitter son algunos ejemplos. Un aparato militar y policial entrenado con rudeza para tratar a todo sospechoso con brutalidad, inspira temor sólo pensar en andar por las calles de cualquiera de sus estados.
  • Racismo: Estados Unidos es bien conocido por ser uno de los países más racistas y xenófobos de la faz de la Tierra. Casos de discrimación racial, sexual, de origen, entre otras, se presentan todos los días a lo largo de su territorio desde distintas instancias civiles e incluso oficiales; la construcción de un muro en la frontera con México, el establecimiento de leyes anti emigrantes en algunos de sus estados, el surgimiento y efectiva operación de grupos neo-nazis y antiinmigración.
  • Consumismo: Es un país sumido en el despilfarro de los recursos naturales, en el cual el ritmo de la vida lo marca la necesidad de adquirir nuevos bienes materiales, incluso por encima del bienestar colectivo.
  • Indiferencia: El interés por el resto del mundo no va más allá de lo que los comunicados de prensa de los mass media estadounidenses logran, conspiratoria e intencionalmente, transmitir.
  • Ignorancia: El interés por la vida divertida y estúpidamente feliz es generalizado a lo largo de sus 9’826.675 Km², asociando tal diversión a la resistencia a la culturización y al progreso mental; la ignorancia.
  • Dictadura corporativista: “Yes, we can”…fail. Los intereses de las corporaciones son tan poderosos como el dinero con el que pueden contar en el sistema de acumulación capitalista al que pertenecen. Dado que el crédito es una generación de deuda tan limitada como leyes le pongan cuota, el manto decisorio de las corporaciones estadounidenses se hace sublime y extendido a lo largo de toda su institucionalidad; compran leyes, consciencias, ideologías, intenciones y venden dominio disfrazado de bienestar y libertad. Esta dictadura tiene tal poder que ha sido capaz de generar recursos públicos para salvarse a sí misma de las crisis naturales y cada vez más frecuentes del capitalismo, recursos que podrían haber quitado el hambre a millones de habitantes de este hermoso pero condenado planeta.
  • Personas execrables: Este país ha sido cuna de personajes que bien hubieran hecho en sentarse en la silla electrica y hacerle un favor a la humanidad (silla que a propósito viola los derechos humanos, como quien dice, deberían beber un poco de su propio chocolate); Richard Nixon, George Bush, Mitt Romney…

No hace falta entonces morir para visitar el infierno, suficiente es con sacar una visa estadounidense y tomar el primer vuelo a Nueva York o a Los Ángeles. Los griegos creían que el infierno podía ser visitado en vida y que quedaba tras los muros del Necromanteion, o los islandeses que la entrada a tal lugar está situada en el monte Hekla, pero se equivocaron, pues en realidad queda tras la telaraña antimisiles y las oficinas de inmigración de USA.

Afortunadamente en el infierno también se abren paso entes no tan perversos, más bien benevolentes, que ejercen resistencia a semejante mal que los circunda bien sea por motivos económicos, históricos, geopolíticos y/o energéticos. En él habitan y han sido paridas personalidades cuya nobleza, responsabilidad, sinceridad, seriedad, compromiso y otras cualidades, son dignas de alabar. Son ciudadanos estadounidenses destacados y que tienen aun más mérito por lograr plantar una posición autodeterminada, crítica y libertaria en medio de tantos grilletes esgrimidos a su alrededor. Evocando a algunos de ellos podemos nombrar a Martin Luther King, Noam Chomsky, Ernest Hemingway, Linus Pauling, Benjamin Franklin, James Petras, Thomas Alva Edison, Eben Moglen, Angela Davis y muchas otras menos reconocidas pero con criterio establecido, dignidad convencida y principios definidos. Después de todo, hasta el infierno debe tener salvación, siempre y cuando exista la educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: