Rebeldía efímera


Oscuridad total, un aire seco encarcela mi cuerpo, sujeto por frías cadenas y una incertidumbre ramera que gobierna mi destino enmascarando el temor con placer. ¿Estará el hermoso demonio que me oprime aun oculto en esa oscuridad inalcanzable? ¿acaso pretende extirpar de mí la desobediencia? Maldita venda que me convierte en mansa oveja. ¿Qué es lo que me espera?

Un relámpago, vástago del cuero, irrumpe como violando analmente el silencio imperante. Pero su voz mercenaria se mantiene oculta. Sus dedos se abren paso en mi piel, desgarrándola, persiguiendo mi delincuente deseo; la detiene en mi abdomen y continua con una destripadora danza. Entre tanto, su respiración asciende por mi cuello apuñalando mi podrida alma, robándome al voluntad, masturbando mis recuerdos. Se detiene justo en mi oreja, la castiga con su lengua y me recuerda quién es mi ama, con esa voz que tanto temía escuchar. El aire ahora se torna húmedo. Es entonces cuando una profana rebeldía toma posesión de mí; cuando su respiración quiere invadir mi rostro, muerdo sus labios. Orgasmo instantáneo, pues su sangre, que ahora invade y sella mi boca, me hace esclavo de nuevo.

Empieza la dulce agonía de una gota de sangre que tendré que pagar diez veces bajo las putas caricias de su azotaina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: