Desubicado


Vagando en un mundo ajeno,
recientemente ajeno,
o que tal vez lo fue desde siempre.

De todas formas vivo en el ahora,
y es ahora que el mundo me es ajeno.
Podrán llamarme mamerto,
pero sé que no tengo la cabeza vacía.

Soy enemigo del celular,
me gusta escribir en cuadernos,
le doy placer a mi mente en el silencio, en la pausa,
prefiero estrechar la mano de los otros, antes que enviarles un e-moticón,
encuentro en lo sencillo lo inmensamente hermoso,
no me seducen las piernas de las sexualmente itinerantes presentadoras de farándula,
tampoco las caderas de las mulatas que bailan en las calles, en los bares, en el machismo.

Soy de los que, para amar, necesita del cerebro y no sólo de las vísceras,
de los que busca hacer de su vida una poesía fáctica experimental confirmada.

Esperar que pueda encontrar el rincón en medio de este ajeno mundo,
rincón para compartir contigo, para al menos poder morir en un mundo propio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: