Tu amor pertenece al pasado,
lo dejaste anclado en otro puerto
por temor a llorar de nuevo la partida de otro barco.

Si amas un barco que ya no es tuyo,
¿cómo podrías llegar a amar uno nuevo?
¿cómo podrías llorar si te llega a abandonar?

¡¡Lo has conseguido!!
El temor te ha vencido,
te han secuestrado anacrónicamente el amor,
estás de rodillas ante tu viejo barco…
… estás de espaldas a la vida.

No te engañes creyendo que me amas.
No me engañes diciéndome que tu amor es mio.

Ojalá mi perseverancia, un día, asalte ese viejo barco
y te traiga de vuelta tu amor.
Tal vez, entonces, lo puedas atar a mi corazón
Tal vez, entonces, le des la cara a la vida
y puedas escupirle en el rostro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: