Y usted ¿ha pagado los platos?


Normal es que unos terminen pagando los platos rotos de los otros, pues los otros se saben lavar bien las manos aunque sepan lavar mal los platos. Pero peor aún, el que paga los platos no tiene ni para una vajilla propia.

Este pesamiento me viene a la cabeza debido a los sucesos que el 2010, en su nacimiento, ha tenido que presenciar.

En Haití, el país más pobre de América, un terremoto no solo movió la plataforma continental, destruyendo el país, sino que además quitó el vergonzoso velo dejado allí por la comunidad internacional, por las potencias mundiales. Haití ha tenido que pagar los egoístas errores cometidos por las multinacionales y el imperialismo. La inequidad promulgada a susurros por parte del capital estadounidense y europeo en las relaciones comerciales con los pueblos latinoamericanos, entre ellos Haití, ha impedido el desarrollo pleno de los mismos, desarrollo que incluye construcción de infraestructura sismo-resistente, amplio sistema de salud, entrenados equipos de socorro, reservas para emergencias, … Este desarrollo no está presente en la tiera del Vudú, y en cambio han tenido que sufrir (pagar) las consecuencias de las prácticas comerciales inhumanas impulsadas por los países norteños: no tener como responder ante la calamidad que hoy le propina el golpe de gracia.

Muerte en Haiti

Para colmo de males, esos mismos que le han quitado las cobijas, hoy le dan solo el tendido de manera “solidaria”, quedando como los heroes. Pero eso si, el resto de las cobijas nos toca dárselas a nosotros. Atendemos el llamado, ante nuestra solidaridad de clase (pues no vamos a quedarnos cruzados de brazos mientras el pueblo de Haití se muere de hambre), pero nos duele que quien rompe los platos no es quien los paga.

diegopalacios

Diego Palacios

Un poco más al sur, en Colombia, se declara una emergencia social y de inmediato se toman medidas para hacerle pagar al pueblo los platos que el Estado ha roto durante años: incrementan el valor de la cerveza, bebida de predilección de las clases bajas, para financiar el sector salud. ¿Por qué no suben el precio del whiskey o del brandy? Pero por si esto no es suficiente, los decretos del gobierno obligan al vaciado pueblo a pagar por los servicios médicos que el sistema le debería ofrecer gratuitamente (o por lo menos a muy bajo costo), multan a los médicos que presten un buen servicio, pues un buen servicio implica buen costo….y plata es lo que no hay.

¿Cuándo podremos decir “paso” en aquellos momentos que nos quieran hacer pagar los errores de los demás?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: